El fundador de la osteopatía A. Taylor Still (1828-1919), descubrió que cuando una articulación o sistema funcional del organismo se altera, en una o varias partes del cuerpo pueden surgir alteraciones y problemas de salud.
La osteopatía, es una técnica terapéutica manual que ayuda a restablecer la armonía mecánica del cuerpo humano actuando en el aparato músculo-esquelético, vísceras, órganos, y alteraciones sacro-craneales, recuperando la movilidad funcional , articular, vertebral, periférica, craneal y la elasticidad de los tejidos blandos, vísceras y órganos; actuando con técnicas manuales directas o indirectas estructurales o funcionales bajo un previo conocimiento anatómico fisiológico, biomecánico y neurológico, que llegue a una exploración y valoración informativa de cualquier alteración o enfermedad, dejándonos realizar técnicas seguras de normalización, previo diagnóstico osteopático.

1

Nuestro enfoque de la Osteopatía

La osteopatía integral trata el organismo como una unidad funcional y personalizada que favorece el equilibrio de la función corporal, tratando las lesiones primarias, secundarias de compensación y las reflejas.
Los osteópatas con una formación integral adecuada no centran exclusivamente el tratamiento en la columna vertebral, estudiando a su vez técnicas del tejido blando, técnicas isométricas, técnicas articulares sin y con impulso, técnicas miofasciales, funcionales, propioceptivas, técnicas craneales, sacrocraneales, viscerales, no limitándose en exclusiva al movimiento vertebral o de la columna.
Los osteópatas con una formación integral adecuada tienen muchos más recursos están preparados para tratar una persona en su conjunto, un paciente con dolor de cabeza puede terminar con un tratamiento de pelvis y pies, ya que la alteración puede estar lejos del problema inicial (lesión primaria, secundaria) o constituir un problema de tipo orgánico.